El camino más difícil

Quizá sean las palabras “crítico” y “criticar” las que tan a menudo nos confunden. ¿Quién nos ha puesto en la cabeza que un crítico debe criticar? He llegado a una conclusión: el mal y la fealdad se cuidarán solos; es el bien y la belleza los que necesitan de nuestros cuidados. Es más fácil criticar que prestar cuidados. ¿Por qué elegir el camino más fácil?

– Jonas Mekas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *