Frank Yamrus: Rune Lagu

Según Michael Mascha, autor del libro “Fine Waters: A Connoisseur’s Guide to the World’s Most Distinctive Bottled Waters”, actualmente existen más de 3.000 marcas de agua embotellada en todo el mundo. Los norteamericanos son los mayores consumidores de agua embotellada con 32 billones de litros al año.

La industria del agua embotellada ha crecido considerablemente en los últimos treinta años convirtiendo una necesidad en un artículo de diseño. Teniendo en cuenta que no se ha demostrado que el agua embotellada sea más sana que el agua de grifo; que se necesitan 17 millones de barriles de petroleo para producir las botellas de plástico utilizadas en los Estados Unidos en un año; que el 86% de las botellas de plástico utilizadas en los Estados Unidos se convierten en basura; y que el agua embotellada puede llegar a costar 10.000 veces más que el agua de grifo, su éxito parece ilógico e insólito.

El fotógrafo Frank Yamrus explora este curioso fenómeno con una serie de tipologías de botellas de plástico al más puro estilo Becher.