Memoria

Fotografiamos para recordar, se fotografía a los seres queridos para salvar el recuerdo, para luchar contra su desaparición. Sabemos que nuestra memoria es débil, que interpreta, que escoge y que se acompaña de vacíos importantes, voluntarios o involuntarios, y por eso queremos confiar a la fotografía el trabajo sucio de mantenerla viva. Quizás es una empresa vana, porque, al fin y al cabo ¿se puede llegar a conocer realmente algo mediante la fotografía, o sólo se obtiene una simple apariencia del conocimiento? Podría ser que, inconscientemente, estuviéramos construyendo el gran edificio de nuestra memoria sólo con el trazado borroso que un día quedó de nosotros en una placa fotográfica.

Y es que las fotografías no podrán sustituir nunca a la memoria. Incluso es posible que nos retengan absurdamente a su lado y no nos dejen fluir por el pasado con más libertad. Las fotografías no hablan, no pueden hablar, y esto es más doloroso cuanto más melancólica es la evocación de quien aparece en ellas, alguien que ya ha desaparecido, por ejemplo, y la presencia fotográfica del cual va colonizando y contaminando el resto de recuerdos de manera lenta y poderosa. Por eso creo que Jean Paulhan tenía razón cuando escribió: “hay que advertir desde ahora a nuestros nietos que no tenemos nada que ver con las tristes imágenes que conservarán de nosotros”.

- Clemente Bernad, “Diarios íntimos”

¡El Photobook Club Barcelona estrena web!

Ya han pasado más de dos años desde que echó a andar el PhotoBook Club Barcelona, un encuentro abierto impulsado por el fotógrafo Jon Uriarte cuyo objetivo es reunir periódicamente a los amantes de los libros de fotografía para mirarlos, analizarlos, criticarlos, compartirlos y disfrutarlos.

Ayer domingo 26 de enero se celebró la decimosegunda sesión del Photobook Club Barcelona en el estudio de la diseñadora Inés Casals. Esta sesión supuso un punto y aparte en la corta historia del club. Jon dejó la organización y coordinación del mismo en las manos de un equipo formado por los fotógrafos Carlos Pericás, Lea Tyrallová, Paco Navamuel y un servidor.

Uno de los primeros proyectos que hemos puesto en marcha es una web que, entre otras cosas, reúne (casi) todos los libros que la gente ha llevado en las sesiones realizadas hasta el momento. Yo mismo me he encargado de desarrollarla basándome en la imagen gráfica ideada por Salva López y el trabajo que hice para Have a Nice Book hace un tiempo.

Nuestra idea es ir llenando la web de contenido y así no estar atados exclusivamente a Facebook, la plataforma que hasta ahora se ha usado para difundir todas las actividades del club.

Ni reglas, ni recetas

En fotografía todo es válido. Absolutamente todo. No hay límites. Soy muy anárquico, y defiendo la anarquía en el terreno de lo expresivo. No me interesan las ordenes del tipo “esto hay que hacerlo así o asá”. No hay reglas ni recetas.

- Humberto Rivas, “La mirada en el otro. Conexiones-Confrontaciones”