Cuñados fotográficos

Además, gracias a mi relación con la gente del mundillo fue como descubrí el gran superpoder, el don con el que venimos al mundo los artistas y que sólo te es revelado en otro tipo de cuartos oscuros. Me refiero a la capacidad de sentar cátedra, de erigirnos en especialistas de cualquier campo del conocimiento o de la experiencia humana a poco que nos pongamos a hacer fotos sobre ello. Por el objetivo no entra sólo la luz que materializa la foto, se filtra también toda la sapiencia que rodea a lo fotográfico y debes transmitir inmediatamente cual profeta.

– Cienojetes, “Por qué ser fotógrafo si puedes ser artista”

Arte político

Uno de los motivos por los que no me gustan en particular las películas políticas es que están hechas sólo de “momentos álgidos”, es decir, los acontecimientos están representados uno tras otro sin apenas tregua y acaban por parecer irreales. La vida también está hecha de pausas, de transiciones, de silencios, y en las películas políticas no se da espacio a estos momentos. Sin estos “momentos de transición”, que a mi modo de ver son los más auténticos, una historia pierde interés.

– Michelangelo Antonioni