Sobre cureitors y otras especies

A diferencia de una industria jerárquica tradicional, donde aquellos que ostentan el poder están claramente definidos y, habitualmente, sujetos a normas y regulaciones mediante las cuales ese poder se puede controlar, censurar o eliminar, la naturaleza fuertemente interconectada y distribuida de la industria fotográfica conduce a un difuso reparto de poder sin supervisión alguna. El resultado de todo esto es un sistema salpicado de un gran número de árbitros, generalmente autoproclamados. Pero lo peor es que muchos de estos intermediarios niegan o son incapaces de reconocer su propio poder, ni admiten la influencia que pueden llegar a tener sobre su parcela en esta industria.

– Lewis Bush, Disphotic

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *