Versos sueltos

El rechazo duele, pero nunca es un criterio objetivo para medir la calidad de un trabajo, por mucho que se presente como tal. Las opiniones sobre tu trabajo, ya sean positivas o negativas, siempre son producto de prejuicios y preferencias, sesgos y filias, tendencias y modas. A veces encajas en los parámetros establecidos, y a veces no, pero nunca dejes que te influyan, y nunca debes dejar que nadie te diga que tu trabajo no es lo suficientemente bueno porque sigues tus propias reglas en lugar de las suyas.

– Lewis Bush, Disphotic

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *